lunes, 31 de octubre de 2011

CARPE DIEM








Que no te habite el desaliento;

que tus sueños no sean derrotados

que no te ahoguen dogmas indecentes.

Espera con paciencia:

el futuro te alcanzará

la luz y la esperanza.



Disfruta del olor a vida

que invade la cocina

cuando tu esposa prepara la comida

o absorbe, en el ocaso, la fragancia

de esa mujer que es parte de tus horas.



Bebe el vino del asombro cotidiano

y deja que un sueño te devore.

Debes estar seguro

que habremos de salir del laberinto



Vive el día,

permite que la noche te proteja,

ten la certeza de que no todo está perdido.

pues hasta en el paisaje

más sombrío

los ojos de Dios se encuentran cerca.




sábado, 22 de octubre de 2011

IRUYA







IRUYA

Viajero,
si alguna vez visitas Salta,
descubrirás la eternidad en sus montañas.
Si bajas desde el Abra del Cóndor hasta Iruya
y cruzas las quebradas caprichosas
encontrarás al pueblo que cuelga en la montaña
donde estuvo desde siempre,
con sus tapias de adobe,
sus huertas, sus sembrados
y los rostros de arcilla de su gente.

En sus calles empedradas
te hechizarán los murmullos pueblerinos.
Un poco más allá, por Titiconte,
por donde Viracocha paseaba su grandeza,
podrás encontrar el testimonio
de aquellos tiempos libertarios
y poniendo un guijarro en la apacheta
habrás de santiguarte con descaro.

Es probable
que algunos erkes, quenas y samponias
lastimen al silencio
o quizás, solo quizás,
oigas el canto
de algún pastor de llamas y celajes.
Estoy seguro
que habrá de detener tu corazón por un instante
la belleza majestuosa del paisaje.

               Del libro "Aires del Noroeste" (2005)


Imagen recuperada de Internet
 


CAFAYATE







CAFAYATE

Esta mañana,
me despertaron los bronces
que se repetían en los cerros.
Convocaban a cumplir con los rituales
de la primera misa.

Más tarde,
por las calles de Cafayate,
estallaron las voces del silencio
y yo expulsé mis ángeles oscuros.

Entonces supe lo que es estar cerca del cielo.

                                                                          Del  libro "Aires del Noroeste" (2005)



Fotografía recuperada de Internet

lunes, 17 de octubre de 2011

OCTUBRE DE 1945







En bandadas turbulentas,
como los pájaros que vuelan
en busca de la vida cuando llega el invierno,
así llegaron a la plaza.
Bandadas de pájaros obreros,
con el torso desnudo,
descamisados,
floreciendo primaveras
con un nombre incrustado
en sus sencillos corazones
y un grito de esperanza en sus gargantas.


 
 
Exigían dignidad para todos
y sabían que las rejas injustas
de imperios y cipayos
trataban de impedir el nacimiento
de una nueva Patria.

Mojaron sus “patas” en la fuente
y cuando el hombre se asomó al balcón
el rugido de la multitud
fue el símbolo de los humildes todos
de Argentina.



Esto pasó, no tengo dudas;
fue en octubre
y la primavera estaba corazón adentro
y grito afuera de cada alma

A veces me asalta la certeza
de que aquellos ideales
se alejan cada día más aprisa de nosotros;
es cuando busco redención en la palabra.

Yo sé que las banderas que nos guían
todavía no han sido derrotadas.

                                       Antonio Cruz
                                           17 de octubre de 2011

domingo, 9 de octubre de 2011

POEMA





                  Fotocomposición a partir de imágenes recuperadas de Internet


Desde las fronteras de la noche,
una voz aúlla mi nombre.

Yo, tan solo busco el verso osado,
que lastime la oscuridad
de la nostalgia.

Palabras de filo, contrafilo y punta.

Cuando hay un buen afilador de las palabras,
las palabras filosas hieren el silencio.

Si puedes mantener el alma en alto
y tus ideales en alerta,
"mañana" no es un adverbio de tiempo;
es la síntesis de todos nuestros sueños.

sábado, 8 de octubre de 2011

muchacha que atraviesa una puerta







Merodeaba

por el paisaje desolado y triste

de mi propio desierto.

Esa vana comarca

donde la sed del alma no se aplaca,

porque el quid de mi sustancia

se deshace en recuerdos

sin mañana.



Desde mi soledad escarnecida

el desvarío generando el espejismo.



Ojos, piel, cabello...

que es lo mismo que gritar arrebatado

transparencia,

levedad,

hebras castañas.

Sueños paridos

por sueños más antiguos.

Fantasía que invade el territorio

de tenebrosas noches desveladas.



Me animaré.

Habré de inaugurar la travesía

hacia un cosmos un poco más sereno,

porque ayer,

cuando tu paso sensual y sugestivo

atravesaba la puerta con donaire,

el pasado se volvió cenizas

y pude recordar que estaba vivo.

 
Del Libro "poesía cotidiana" (2005)

CRÍTICA DE LA SIMETRÍA (Inédito)







¿Cómo puede recitar algún poeta

la exacta simetría del medio hombre?

La irregular calavera que nos cuida

tiene apenas que ver con lo simétrico.



Yo, que he vivido

la mitad más larga de mi vida

en la completa soledad de las mitades

puedo decirte bien

lo que somos los medio hombres,

los hombres asimétricos

(Que es casi como decir

los hombres solitarios,

esos que cocinamos diariamente).



Estamos rodeados de mitades asimétricas

(muchas más de las que alguna vez

imaginaste).

Medio bollo de pan sobre la mesa,

la mitad de una empanada

en algún plato

y una ensalada consumida a medias;

la mitad de un limón, media cebolla

medio sachet de leche

y hasta tal vez medio tomate

viviendo en la heladera;

medio paquete de yerba

en el estante,

ropa a medio lavar en la pileta

y la mitad de la cama destendida

y puedo asegurarte

que cada mitad de algo

es media vida



¿Como podemos ser simétricos

si esta media vida que vivimos

tan solo nos acerca

a la asimétrica muerte cotidiana?

sábado, 1 de octubre de 2011

UN POETA







Un poeta navega
por aquellos lugares que los demás desprecian.
Es entonces
cuando encuentra su propia libertad.
Un poeta es alguien
que quita las vestiduras de su alma
y araña la noche
cuando camina desnudo a la intemperie,
con la única protección de sus palabras.

Escribir un poema es pura magia.
La cuestión es
terminar un poema con la dignidad
de un magistrado.

(Inédito)
 

No seré un ciego






No seré un ciego
“Fata volentem ducunt, nolentem trahunt”
(Séneca)

No seré un ciego.

No entregaré
mi vida
a la nostalgia.

No guardaré luto
por mis sueños secos
ni me rendiré sumiso
al infortunio.

Ya no seré un mendigo
ni un poeta soñador
que se despeña en versos
hacia el profundo
vacío de su pena.

Tan solo,
nutriré mis ilusiones
con versos
que me ayuden a olvidar
las voces del espanto.


Tránsito (desde la oscuridad hacia la luz) 2008

XI



                                                Tarde de otoño (Fotografía de Antonio Cruz) 



Sobre la muda agonía
del crepúsculo
se despeña, silenciosa,
mi memoria.

El ocaso es gris
como la lluvia,
como mi sed,
como tu imagen,
como este terrible desamparo.


(“Desde el exilio hacia Hiroshima” 2006)