miércoles, 13 de septiembre de 2017

CABALLOS SINUOSOS I


CABALLOS SINUOSOS I


CABALLOS 1

“Mi reino por un caballo” dijo el rey y era cierto. El galope sinuoso del equino lo había dejado sin salida.


JAQUE MATE

Ella movió peón cuatro dama y yo distraídamente contesté con el mismo movimiento. Ella movió su dama amenazando mi peón y yo lo defendí llevando mi caballo a la casilla tres del rey. Ella movió su alfil y yo saqué mi otro caballo para amenazar su dama. Ella, con aire de triunfo, movió su dama, me comió el peón del alfil y exclamó suavecito “¡Mate!... Jaque mate pastor”. Yo, con cara de circunstancia, la dejé disfrutar de su victoria. Estaba seguro que un rato más tarde el jaque mate lo daría yo.


UN PEÓN

“Un peón, un peón… Todo lo que necesito es un peón” pensó el profesor de ajedrez mirando su jardín por la ventana


VÍCTIMAS DE LA CONTIENDA

El peón, apenas salió de su casilla fue aniquilado por un alfil. Nadie indemnizó al rey por su pérdida. Era una víctima más en la contienda.


EQUÍVOCO

En brillante acción, el alfil capturó a la reina. Cuando se dio cuenta de su error quiso devolverla pero se había quedado sin tiempo.


ABANDONO

Abandonado por la reina, el rey se refugió en el rincón más lejano del tablero pero no pudo evitar el jaque mate.


MAESTRO

El maestro enseñaba tan bien el ajedrez que todos sus discípulos eran excelentes jugadores pero ninguno de ellos podía superarlo. Llegó al final de su vida sin haber recibido jamás un jaque mate. Lo que nunca supo nadie es que hacía trampas… Era telépata y siempre adivinaba lo que pensaban sus contrincantes.

Los textos pertenecen a la serie "Ajedrez" del libro “Cuaderno de microrrelatos II”, Ed. Albigasta (2011)

jueves, 27 de abril de 2017

POEMA VII (CATARSIS - 1998)


VII
“Con sombra de hojas verdes
se tatuaron tus muslos,
gorriones asolados, las palabras
Leopoldo Marechal (Siesta)

Recuerdo aquella tarde
tan especial, tan nuestra,
llena de magia y encanto
tan trivial en la palabra.

El sol se repetía, salvaje,
en el brillo del agua
y las imágenes fantásticas
herían suavemente
tus pupilas ansiosas de lágrimas.

Te dije murmurando como el río,
lo mejor de haber tocado fondo
es el camino
que va hacia arriba
cuando los afluentes se agotan.

Y el primer apólogo chino
se hizo presente
corpóreo, palpable
para darme de su mano
el mejor durazno de su planta

Hubo un momento en que el fuego
pareció beberse toda el agua;
estalló el torbellino de los cuerpos
sellando el pacto
de un mañana mejor.

La tarde se hizo delirio
de amores y dolores.
Amenazante el crepúsculo
de oscurecer el río con el verde de las hojas
fuimos esperanza en el espejo acuoso.

Entre poesía ingenua y sabores necesitados
los colores del espacio se descubrían
en la simbiosis del amor
y dos seres

crecían para el nuevo milenio.

jueves, 10 de noviembre de 2016

DÍA DE LA TRADICIÓN



CANTO HERNANDIANO
                                      Antonio Cruz

En este mundo moderno
que no respeta la historia
y mengua la justa gloria
del criollo gaucho argentino,
sólo nos queda el camino
de no perder la memoria.

Como dice el Martín Fierro
el gaucho vive penando;
tan sólo de vez en cuando
tiene el pobre una alegría,
por eso quiero este día
honrar su gesta cantando. 

Ni mandinga con su fuerza
ha de lograr aplacarme,
yo habré de saber jugarme
con mi razón más sentida
¡Teniendo un soplo de vida
no hay lazo que pueda atarme!

Por cerros, valles, llanuras,
hei de llevar este canto
y la semilla que planto
dará frutos verdaderos.
¡Soy porfiao como el hornero
ya han de saber lo que aguanto!

Hei de seguir transitando
por esta serena güella
rastreando fiel a esa estrella
que iluminó mi sendero
no habré de ser un cordero
que se entrega sin querella.

Con estas coplas sentidas
que levanto emocionado
con el orgullo sagrado
de mi argentino sentir
sólo quiero revivir
un tiempo que fue olvidado.

Nuestro glorioso pasado
guarda muchas enseñanzas,
y yo tengo la esperanza
de que en cada corazón
reviva la tradición
hecha canto y añoranza.

Recuperemos la patria,
defendamos nuestra esencia.
No destruyamos la herencia
ni los honrosos blasones,
si mueren las tradiciones
quedaremos sin querencia.


El día de  tradición se celebra en Argentina  el 10 de noviembre, fecha que fue elegida en conmemoración del nacimiento del poeta argentino José Hernández (1834 – 1886), autor de El Gaucho Martín Fierro, relato en forma de poema acerca de las experiencias de un gaucho argentino, su estilo de vida, sus costumbres, su lengua y códigos de honor.      

            
La primera imagen que ilustra la presente entrada fue tomada de la siguiente página Web
http://www.elpatagonico.com/por-que-se-celebra-el-dia-la-tradicion-n1452513
El texto explicativo y la segunda imagen fueron tomadas del sitio:
http://www.unidiversidad.com.ar/10-noviembre-1834-dia-de-la-tradicion-nace-jose-hernandez