martes, 29 de mayo de 2012

ARS POÉTICA



Este poema ya fue publicado en este blog, pero pasado el tiempo y a raíz de algunas cuestiones que nunca terminan de aclararse, creí conveniente volver a incluirlo.







Si alguna vez la musa
te concede la merced de visitarte
y has decidido
desnudar el alma en versos
no deseches
la rotunda sencillez de lo sublime.

No olvides
que si lanzas en vuelo
algún poema,
ya no es más tuyo,
es propiedad de todos los que leen
y no escribas pensando
en aquellos de intelecto prestigiado;
trata de hacerlo
con la exacta certidumbre
de que cada poesía
es patrimonio universal y colectivo.

No abuses de lo oscuro
procura hallar la luz con tus palabras
y por sobre todo
ten presente
que el único poema que deleita
es aquel que nos conmueve,
nos arranca una sonrisa,
quizás algún temblor inexplicable,
o esa lágrima rebelde
que llena de nostalgias
y perturba el alma.



2 comentarios:

  1. Antonio:
    El poema en sí mismo demuestra una gran sabiduría, a través de varios consejos.
    Entre otras cuestiones, indica que no se puede pretender pertenencia de algo que se ha dado al público.
    ¿Cómo haría un actor para lograr que sus acciones sobre el escenario no se las lleven los ojos y oídos de su audiencia? Y le den su interpretación propia.
    De hecho, lo único propio es aquello que no ha dejado ver -o leer- a nadie. La pregunta que surge para el artista, entonces, es: ¿para qué lo compuso o escribió?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo qué, en la literatura, como en cualquier otra actividad artística que el hombre desarrolla, hay dos vertientes: la del lector y la del escritor. En ambos, la acción responde de manera unívoca a la necesidad de dar y/o recibir placer estético. Generalmente, uno escribe por necesidad de dar respuesta a sus propios demonios o para manifestar un estado de ánimo particular (tristeza, alegría, etc.) pero, se me ocurre, para un escritor siempre serán bienvenidos el reconocimiento y la trascendencia. uno escribe para sí mismo, pero también escribe para los demás.

      Eliminar