sábado, 17 de septiembre de 2011

EL COLOR DE LA NOCHE








Buscar en la memoria
el color exacto de la noche;

de esa noche.

Bucear en los recuerdos
hasta encontrar
la infinitud mágica del verbo,
su densidad,
sus matices,
la dimensión exacta de su abismo.

Palpar
la luminosa oscuridad
de aquellas horas.

Unir los fragmentos
del pasado
para comprender
que el ayer es un espacio
que nunca se encuentra
demasiado lejos.





2 comentarios:

  1. "...que el ayer es un espacio
    que nunca se encuentra
    demasiado lejos." Hermoso final, me ha encantado la forma en que pintas el tiempo de una manera tan sencilla, definitivamente seguire pendiente de tus escritos y de todo aquello que me puedas enseñar con tu escritura.

    ResponderEliminar