domingo, 28 de agosto de 2011

BLUES (Para una noche nostalgiosa de sábado)




                                                                                   Imagen extractada de Internet



Tristeza que se expresa
en apenas una docena de compases.
Grito largo y nostalgioso
que se mete en los meandros del espíritu;
La cifra se repite, cadenciosa…

En un momento
un vibrato o un slide rompen la monotonía
(las guitarras agradecidas de ello)
y un solo de bajo o batería te hace vibrar estremecido

La cadencia asimétrica de una armónica
te seduce.
Un blue diablo muestra un espíritu caído
y la nostalgia se te mete por los poros.

La disonancia que brota entre compases
no es otra cosa
que la transformación del grito de llamada
en un lamento
que desafía a cada cuerda de la viola

Me gusta el blues, aunque apenas distingo
el Boggie – woogie del jump blues…
pero cuando la soledad te asalta
y la melancolía te trepa por la sangre
¿A quien le interesa otra cosa
que sentir que la música invade los espacios
y nos llena de sensaciones encontradas?

                                  Antonio Cruz /Mayo 2011

5 comentarios:

  1. Muy bueno Antonio. Y es así, la música que invade la quietud del alma terminando ablandandonos el cuero. Somos seres nostalgiosos porque amamos la vida, de otro modo, seríamos intrascendentes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eduardo. Un abrazo sincero con mi respeto y admiración.

    ResponderEliminar
  3. Mu bueno Antony. Un ritual que se apodera de nosotros, cuando dejamos que el alma elija. besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por comentar Sandra. Saludos.

    ResponderEliminar